Online only

e-Book Un Jardín es solo un "hasta cuando". Español

EBK/JardinTUCCI-ESP

A. Tucci

New

  • eBooks PROMO 2x1. Pay 1 & Get 2. Discounts are automatically updated during the checkout process.

9,50 €

More info

Leer, discernir y despertar

"Sería bueno comprar libros, si se pudiera comprar a la vez el tiempo para leerlos; pero casi siempre se confunde la compra de los libros, con la apropiación de su contenido"
Arthur Schopenhauer

"Un libro es como un espejo. Si un tonto se mira en él, no puedes esperar que refleje un genio"
J. K. Rowling

"El leer sin pensar nos hace una mente desordenada. El pensar sin leer nos hace desequilibrados."
Confucio

"Hay libros cortos que para entenderlos como se merecen, se necesita una vida muy larga"
Francisco de Quevedo

Un año mas, atento a esta cita inquebrantable, un nuevo libro; y con él, una nueva ocasión de reencontrarme con los lectores mas "cafeteros", que con generosa asiduidad, responden a esta silenciosa cita, con mucha mas generosidad de la que nunca espero. Gracias.

Porque el leer es establecer una conversación, donde las palabras del autor encuentran eco en las propias mentes de los lectores, que haciéndolas suyas, sin necesariamente asumir sus postulados, las hacen resonar en el silencioso ejercicio del estudio y la reflexión. Si este es de provecho o no, es algo tan particular como nuestro propio ADN, pero ese íntimo contacto en la distancia, posee una fuerza suave, pero profunda, capaz de incluso, cambiar nuestras vidas y tocar nuestros corazones.

Para el autor todo es un vaciamiento en el compartir, y en tal acto, un reordenar de lo que incluso, no sabias que sabias, porque tal y como reza el dicho, solo sabemos algo, cuando somos capaces de explicarlo.

Leer es un ejercicio indispensable, hartos estamos de oírlo, como hartos estamos de ver, que es un hábito en extinción, una costumbre en caída libre. Las mentes del personal, sometidas al proceso de aceleración de nuestros días, están tan saturadas, que prefieren sacar, ante que meter; sacar, aunque el producto de dicha eliminación, no merezca por si misma un segundo de la atención de nadie.

Sin embargo el ruido de fondo de la verborrea planetaria, rellena esos mensajes twiteros, cuya única virtud verdadera, precisamente su cortedad, es mas un regalo a los vacuos autores de estos mensajes, que generalmente proclaman lo iletrado del autor, tanto, como la estulticia de sus ególatras y simplones contenidos.

La tan necesaria reflexión, sin tiempo, se hace del todo imposible, porque este se comprime, acosado por múltiples circunstancias, que no podemos obviar, responden todas a una climatología energética muy particular, en la que la energía Fuego explota y campa a sus anchas.

Todo parece confabularse contra la falta de tiempo, porque todo está respondiendo a esa general tendencia de esta fase planetaria. Por ello cada síntoma enmarcado en este panorama, se hace mas y mas comprensible, pero no por ello menos intenso forzando un autismo funcional en la mayoría de los ciudadanos.

Hay poco tiempo (la nueva moneda) y por ello las grandes empresas, los Bancos, las corporaciones, han decidido que trabajemos gratis para ellos, ¿Cómo? Simplemente obligándonos, subrepticiamente unas veces, descaradamente otras, a que pongamos nuestro tiempo a su disposición: ¡Haga usted la reserva online! ¡Haga usted la transferencia on line! Les desafío a que calculen cuantas horas de trabajo, antes en manos de terceros, hacen hoy en día ustedes por ellos. Una nueva esclavitud silente acapara nuestra realidad, fagocitar el tiempo ajeno.

Hace años, hacer esta revista implicaba el concurso de un sin número de técnicos, especialistas e incluso artesanos, un trabajo que merced al Macintosh frente al que estoy sentado, soy capaz de hacer yo, casi totalmente solo. Todos esos especialistas se hicieron prescindibles, sí, pero yo no gané en libertad, porque cada vez dedico mas horas a concluir aspectos de un trabajo, que antes me hacían otros.

Aceleración, recalentamiento, presión, extremismo, son síntomas de una misma enfermedad, de una misma patología generalizada, que a todos toca con diversa fortuna. No son pocos los casos extremos, en los que las patologías mas graves, están destruyendo, física, mental y espiritualmente, las vidas de los menos avezados en este concurso por la subsistencia.

Ninguno estamos libres de las consecuencias de este escenario, donde la reflexión, por escasa que sea, se convierte en un arma ahora indispensable para navegar en estos tiempos tortuosos y amontonados. Es en este punto donde, implicado observador y participe de mi propio tiempo, me siento delante de la hoja en blanco, a dejar fluir mis torpes dedos sobre el teclado, a ver donde mis sentires y reflexiones me llevan y cada día con igual sorpresa, ¡Algo sale!

El resultado... ¡Una vez más lo tiene ustedes en sus manos!, (o en su pantalla)... Mi petición: Sean ustedes tan benévolos con este autor, como implacables con los enemigos de su personal y propia cordura, libertad y consciencia, esos que a todos nos acechan, desgraciadamente bailando con impunidad en todas partes y la mayor de las veces, además, pasando inadvertidos.

Ponerles nombre, señalarlos con el dedo y además darse cuenta de ello, es un ejercicio que no está al alcance de todos y que no conseguirá cambiar su presencia, lo sé, pero decir que el rey, como en el cuento, camina desnudo, posee el inefable poder de encender consciencias en la oscuridad. Vela a vela, la mas oscura de las noches, se puede convertir en un radiante día, o al menos, iluminar lo suficiente, para que uno mismo no tropiece mas de lo necesario con la siguiente piedra de este campo de minas.

Hoy como antaño, los verdaderos cambios, surgen de dentro, hacia fuera, del individuo, al grupo, y del espiritual al material. Por ello os digo: No desfallezcáis, no deis por supuesta la derrota; las condiciones adversas son solo una propuesta del escenario, pero la obra, la representamos y escribimos nosotros día a día. Los tiempos difíciles, pueden paradójicamente, convertirse en el mayor de los aliados de quienes desean despertar, porque nadie ha oído nunca hablar de grandes conquistas, mientras envueltos entre plumas del bien-estar andemos; la dificultad conduce inexorablemente siempre a la facilidad, como viceversa. ¡Nadie dijo que iba a ser fácil! Pero resulta que tampoco es imposible.

Si la función del guerrero es pues luchar, la del sabio, su único alter ego plausible en positivo, es el aprender. ¡Cada quien hace lo que puede! Así que ¡Aquí les dejo esto! No me lo tomen a mal...


eBook in PDF-Format. Spanish Language